The Swapper

The Swapper

El juego de ciencia ficción perfecto

The Swapper es un juego de puzles y exploración, pero también es una aventura de ciencia ficción como pocas veces se pueden ver en forma de videojuego. Y no me refiero a ciencia ficción en plan tiros, láser y naves espaciales. Me refiero a ciencia ficción de la buena, de la que tiene historia, la que tiene ambientación y sabe usarla a su favor. The Swapper es una pequeña obra maestra, una referencia que se recordará en el futuro cuando juguemos a juegos similares. Ver descripción completa

PROS

  • Ambientación
  • Sonido
  • Puzles ingeniosos

CONTRAS

  • Todavía no hemos encontrado ninguno

Imprescindible
10

The Swapper es un juego de puzles y exploración, pero también es una aventura de ciencia ficción como pocas veces se pueden ver en forma de videojuego. Y no me refiero a ciencia ficción en plan tiros, láser y naves espaciales. Me refiero a ciencia ficción de la buena, de la que tiene historia, la que tiene ambientación y sabe usarla a su favor. The Swapper es una pequeña obra maestra, una referencia que se recordará en el futuro cuando juguemos a juegos similares.

Puzles y ciencia ficción de la buena

Lo que hace especial a The Swapper es la ambientación y la historia. También la mecánica de juego, que se sirve de puzles para empaquetar y servir todo el conjunto. Pero principalmente es la inmersión que te provoca mientras lo juegas. Si te gustan las buenas historias de ciencia ficción, mezcladas con algo de filosofía, entonces este juego te encantará.

La base de juego son los puzles. El personaje principal dispone de una pistola que le permite clonarse a sí mismo hasta cuatro veces y, además, cambiarse por uno de ellos en cualquier momento. Los clones son “espejos” del personaje principal, que copian al milímetro su movimiento. También pueden morir sin consecuencias y, de hecho, tienes que matarlos para superar muchos de los puzles o secciones de juego.

Es aquí cuando The Swapper te hace sentir incómodo. En muchos puzles matas a tus copias, en otros puzles debes cambiarte por uno de los clones para terminar matando a tu “anterior yo”. Pero es así, es la única forma de avanzar. La cantidad de clones que habrás asesinado cuando termines el juego puede superar el millar fácilmente…

La estructura de niveles es, sin embargo, muy clásica. Para avanzar por los accesos cerrados debes conseguir primero un determinado número de orbes de color verde. Estos orbes están ocultos en localizaciones aparentemente imposibles de alcanzar. Para conseguirlos debes pulsar botones y palancas, abrir puertas, debes clonarte, usar los clones para hacer acciones simultáneas, debes cambiarte de uno a otro… así hasta superar la sección y recoger el orbe. Repite el patrón decenas de veces y así es cómo funciona la parte jugable de The Swapper.

Ahora bien, la magia de The Swapper es cómo esos puzles están unidos para crear una progresión lógica. De nuevo, la historia y la ambientación son la clave para mantenerte pegado al monitor esas 8 horas que dura la aventura.

Fácil de aprender y sin complicaciones


Con el ratón y el teclado moverás a tu personaje principal. Con un botón creas clones justo donde apuntas con el ratón, con otro botón puedes trasladar tu “esencia” al clon que apuntas. Es un control muy parecido a Trine y juegos similares.

En ocasiones saldrás fuera de la estación espacial, a un entorno ingrávido. El control del personaje en estos momentos se hace disparando tu pistola ayudándote del retroceso para moverte en dirección opuesta.

No es un juego difícil de aprender y los controles responden correctamente. El salto puede parecer algo impreciso al principio, pero es eso, solo una impresión errónea.

Gráficos creados con arcilla

Partimos de la base que todos los gráficos del juego, todos, son maquetas reales creadas con arcilla y escaneadas posteriormente en tres dimensiones. Un enorme trabajo de creación pero que se refleja en pantalla con unos gráficos muy orgánicos, llenos de personalidad y detalles.

La combinación de esos gráficos tan especiales con unos variados efectos especiales y un magnífico trabajo con la luz -en serio, sobresaliente- es lo que consigue crear la atmósfera tan especial que tiene The Swapper.

En lo visual, el juego se sale sí, pero el audio está sencillamente a otro nivel. El trabajo realizado aquí es imposible de describir y, probablemente, estamos ante el mejor sonido que puedes escuchar en un videojuego actualmente. Ya no solo es la música, es la forma de presentar los sonidos, el eco constante, las inquietantes voces…

The Swapper merece ser jugado en una habitación a oscuras, con auriculares y totalmente aislado del mundo exterior.

Conclusión

Dicen por ahí que The Swapper es el primer juego que de verdad es de ciencia ficción. No me atrevería a decir tanto, pero sí a afirmar que es ciencia ficción de la buena. De la muy buena. Si miramos más allá de historia y ambientación, los puzles son magníficos y tienen una curva de dificultad ajustadísima. Los primeros resultan fáciles, incluso infantiles, pero según avanzas la solución se complica hasta la tortura. Gráficos y sonidos están a un nivel altísimo y el control es muy bueno. La verdad, no hay nada criticable en The Swapper. ¡Juégalo!

The Swapper

Descargar

The Swapper

Opinión usuarios sobre The Swapper

  • Piniapple Tech

    por Piniapple Tech

    "si te gusta usar tu cerebro esto es perfecto para ti "

    este juego esta muy bien ambientado a aquellos usuarios que no les gusta es por que sus mentes no estan preparadas pa...   Más.